Congreso y PNUD firman convenio para fortalecer prácticas pro transparencia y probidad

 

Congreso y PNUD firman convenio para fortalcer prácticas pro transparencia y probidad

Gracias a una iniciativa impulsada por la Comisión Bicameral Pro Transparencia, encabezada por el Senador Hernán Larraín, el Congreso Nacional firmó un convenio  con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que tiene por objetivo,  fortalecer la ética y la transparencia en el Congreso Nacional.
“La idea es que, a partir de muchos cambios pequeños generar una gran modificación en las conductas parlamentarias. Estamos seguros que por esta vía sin miedo entregando toda la información, generando conductas exigentes, desde el punto de vista de la ética y la probidad, podemos recupera la confianza que hemos perdido y que le hace falta a la democracia, porque si no se crean las instituciones entonces se debilitan nuestro funcionamiento democrático. Vamos hacer un esfuerzo con mucha humildad  y con mucho sacrificio para realmente asumir el llamado de la ciudadanía de tener representantes probos, éticos que hagan el mejor trabajo por resolver los problemas de la gente común de nuestro país”, aseguró Hernán Larraín.
El parlamentario UDI explicó que con este acuerdo  se podrá generar un cambio en la percepción ciudadana respecto del trabajo parlamentario. “Lo creemos necesario y ya estamos trabajando en una agenda de trabajo muy completa que empieza por mejorar la entrega de información de cada uno de los parlamentarios. Vamos a tener paginas web donde vamos a incorporar las nuevas declaraciones de patrimonio e interés a partir del 11 de marzo de 2014,  donde se van a incorporar las nuevas obligaciones legales que se están tramitando. Vamos a desarrollar cambios normativos en la Ley Orgánica del Congreso y también en los reglamentos de nuestras corporaciones, para asegurar la precisión de los conceptos que hoy día, lamentablemente, no son lo suficientemente precisos. Muchas veces los errores que se puedan cometer tienen que ver con la falta de claridad de los parlamentarios en lo que tienen o no que hacer e incluso las comisiones de ética no pueden actuar resolviendo consultas de los parlamentarios porque no tenemos capacidad para decirles lo que tienen que hacer”, expresó. 
En la oportunidad, los Presidentes del Senado, Jorge Pizarro; de la Cámara de Diputados, Edmundo Eluchans, y el Representante en Chile del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Antonio Molpeceres, además del ministro de la Segpres, Cristián Larroulet, destacaron  la importancia de avanzar hacia los más altos estándares internacionales en esta materia.
Cabe destacar, que dicho convenio se inserta en el Programa País acordado entre el Gobierno y el PNUD el año 2011, que tiene como finalidad consolidar la gobernabilidad democrática, mediante el fortalecimiento de las instituciones públicas y de la sociedad civil. En esa línea de trabajo, el PNUD ha trabajado con diversos centros de estudios en el proyecto “Auditoría a la Democracia”, con  la Contraloría General de la República para  el  fortalecimiento de sus capacidades institucionales y con el Consejo para la Transparencia con el fin de contribuir en el cumplimiento de la Ley de Transparencia. Esta vez lo hará en directa colaboración con el Poder Legislativo, en una agenda a largo plazo, que se extenderá desde el 1 de enero de 2014 al 31 de diciembre de 2015. Se considera una estrategia que abarca tres dimensiones, en etapas sucesivas:
• Generación de conocimientos  sobre la situación actual del Congreso Nacional  en materias de ética, probidad, rendición de cuentas y transparencia de su gestión.
• Apoyo en la labor de interlocución entre el Congreso, la ciudadanía y otros actores públicos relevantes, con vistas a  elaborar propuestas a corto, mediano y largo plazo en materias de ética y transparencia, susceptibles de ser adoptadas por el Congreso Nacional en su conjunto y que permitan mejorar la valoración y aumentar la legitimidad del trabajo legislativo.
• Y por último, el fortalecimiento del propio trabajo de las Comisiones de Ética de ambas Cámaras y el Grupo Bicameral para desarrollar adecuadamente su labor. De este modo, en un esfuerzo conjunto con la sociedad civil y especialistas en las distintas materias, se pretende acortar la brecha con la ciudadanía que revelan diversas encuestas y que se manifiesta en  bajos niveles de confianza ciudadana, lo que afecta en general a todas las instituciones públicas.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*