SENADOR HERNAN LARRAÍN RINDIÓ HOMENAJE EN SALA A MARGOT LOYOLA

 

En Congreso Nacional:

El senador UDI por el Maule Sur, Hernán Larraín Fernández, rindió un homenaje en la sala de la Cámara Alta a la reciente fallecida folclorista linarense Margot Loyola Palacios.

El parlamentario destacó la importancia de esta mujer de nuestra tierra que dedicó su vida entera a recopilar e investigar el folclor nacional, siendo compositora, guitarrista y pianista.

“Su nombre se inscribe entre las más grandes folcloristas de todos los tiempos, como la propia Violeta Parra y Gabriela Pizarro, descollando entre ellas por sus aportes al conocimiento de las tradiciones y de la música ancestral de nuestra tierra”, precisó.

Recordó que ya en la década de 1940, Margot, junto a su hermana Estela, alcanzó cierta fama con su primer grupo musical, llamado precisamente “Las Hermanas Loyola”. Su desempeño como académica en la Universidad de Chile no se agotó en la enseñanza – que sin duda dejó huella en sus alumnos – sino que hizo carne en numerosos ballets folclóricos entre los que destaca el Ballet Folclórico Nacional Aucaman, fundado en 1965 y que constituye el antecedente directo de nuestro conocido y premiado Ballet Folclórico Nacional.

Su ímpetu por conocer la profundidad de nuestras culturas la llevó hasta los más recónditos rincones del país, recopilando y difundiendo un enorme acervo de conocimiento sobre las costumbres, tradiciones y expresiones artísticas de los más diversos grupos étnicos que forman parte de nuestros pueblos originarios.

Pero su labor y su legado se extendió más allá de nuestras fronteras estudiando, difundiendo y realizando profundos análisis comparativos del folclor latinoamericano, especialmente peruano, argentino y uruguayo.

Es así como, desde 1972 ejerció las cátedras de folclor y etnomúsica en el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, casa de estudios que en 1998 la nombró profesora emérita y el 2006 la invistió con el grado de doctora honoris causa, grado académico que también le fue otorgado por la Universidad Arturo Prat de Iquique. En su honor, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso creó el Fondo de Investigación y Documentación de Música Tradicional Chilena Margot Loyola Palacios, que alberga material de investigación, documentación y difusión de música chilena, principalmente, de tradición oral, la mayoría de él recopilado por la propia Margot Loyola. En 1972 fue designada académica de la Universidad de Chile. En 1990 recibió el premio de la Asociación de Periodistas de Espectáculos de Chile como la mejor intérprete en el género folclórico. A fines de 1993, la Sociedad Chilena de Derechos de Autor la distinguió como «figura fundamental de la música chilena». Al año siguiente, no sin cierto retraso – como suele suceder con las grandes figuras de las artes y las ciencias – fue finalmente reconocida con el Premio Nacional de Artes Musicales, siendo la primera folclorista en Chile en obtener dicho reconocimiento.

En 1996 recibió el mayor reconocimiento que se otorga a las personalidades nacionales o extranjeras por su jerarquía intelectual y que han prestado servicios eminentes a la educación o a la cultura: la Orden al Mérito Docente y Cultural “Gabriela Mistral”, en el grado de Gran Oficial.

La lista de reconocimientos es merecidamente larga, llegando el año 2005 a ser galardonada con la distinción “Pablo Neruda” otorgada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes; y no se agota en Chile. En 1997 recibió la medalla “Cruz de Bullaca al Gran Comendador”, otorgada por el gobierno de la República de Colombia, en reconocimiento a su incansable preocupación por el folclore latinoamericano.

“Pero si hay una razón por la que para mí representa un particular honor rendir este merecido homenaje a Margot Loyola, es que esta notable mujer de nuestra cultura vino al mundo y conoció el amor por Chile, en la tierra del Maule. Su natal Linares fue su inspiración, su amor y la fuente primera de su vocación. Por esto, de todos sus hijos ilustres quizá si quien lleve con más mérito este título haya sido nuestra querida Margot Loyola”, agregó.

“Señor Presidente: Si hablar de Chile, es hablar de sus poetas, de sus mineros y agricultores, de su gente de esfuerzo y de nuestra inagotable solidaridad y capacidad de levantarnos de las más duras catástrofes; hablar de su cultura, de su música y sus tradiciones tiene un nombre y apellido que quedarán grabados por siempre en nuestra memoria: hasta siempre Margot Loyola”, concluyó el parlamentario.

Esta entrada fue publicada en Noticias Regionales. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*