Senadores Hernán Larraín y Francisco Chahuán piden a Presidentes UDI y RN Institucionalizar la Alianza

 

A través de una carta piden a presidentes de UDI y RN avanzar en institucionalización de Coalición por el Cambio.

 El documento, firmado por todos los senadores oficialistas, establece, entre otras cosas, que “la falta de proyecto común de la oposición podría pasar a segundo plano si nuestro sector crea o genera un clima de división interna que pueda trascender” y plantea fórmulas para la “creación de un espacio de unidad y mística” que permita un nuevo gobierno del conglomerado.

 

 

 

Los senadores Francisco Chahuán y Hernán Larraín dieron a conocer una carta a través de la cual solicitan a los timoneles de sus partidos, Renovación Nacional y la Unión Demócrata Independiente, una serie de medidas tendientes a avanzar en la institucionalización de la Coalición por el Cambio, de manera de fortalecer la unidad del conglomerado y generar las condiciones para que un segundo gobierno del sector suceda al encabezado por el Presidente Sebastián Piñera.

Chahuán explicó que a través del documento, firmado por todos los senadores oficialistas, “se urge a institucionalizar la Coalición por el Cambio y proponemos establecer un mecanismo de resolución de controversias ad portas de las elecciones primarias presidenciales”.

Agregó que en la misiva se les pide a los presidentes de RN y la UDI definir mecanismos para “generar vocerías conjuntas, reuniones permanentes entre ambas directivas, mejorar la coordinación con el gobierno, definir la ampliación de la Coalición considerando partidos o movimientos como el PRI -y su posible incorporación al gobierno- y la creación de un espacio de unidad y mística en torno a nuestro proyecto político”.

Por su parte, el senador Hernán Larrain, expresó que “nuestra responsabilidad es apoyar al Presidente,  pero la tuición de la continuidad del proyecto político está en la Coalición. Por eso necesitamos de la unidad, proyectando confianza ante el electorado, de que nuestro sector le puede dar gobernabilidad y resolución a los problemas y demandas sociales para los cuales hemos dados en estos años un primer paso”

A juicio de Chahuán, “es absolutamente necesario un cambio de ánimo y en el clima de la propia Coalición para los efectos de poder aspirar a un nuevo período en la presidencia con este mismo signo y para ello se requiere crear las condiciones para mejorar la coordinación entre los dos partidos de la Coalición con reuniones permanentes y periódicas que permitan crear una agenda política pública y legislativa.”

Hernán Larraín aseguró que “este es el minuto para dar vuelta un cuadro político que no parece favorable, pero considerando la realidad de la fuerza de nuestro proyecto político y la capacidad de mantener una gestión que en lo fundamental es exitoso, es que hacemos este llamado y esperamos que no sólo las directivas, sino que los Consejos de los Partidos puedan asumir este compromiso para que las primarias sean una oportunidad y terminemos más unidos que nunca, quien sea que gane la opción presidencial de nuestra coalición”.

 

El documento dirigido a los presidentes de RN y UDI, senador Carlos Larraín y diputado Patricio Melero, respectivamente, cuenta con las firmas, de Jaime Orpis, Alberto Espina, Víctor Pérez, Gonzalo Uriarte, Alejandro García Huidobro, Jovino Novoa, Juan Antonio Coloma, Ena von Baer, José García, Lily Pérez, Antonio Horvath y Carlos Kuschel, además de Hernán Larraín y Francisco Chahuán.

En la carta, los parlamentarios advierten “un momento de mucha controversia y conflicto” en el país, que “se ve acrecentada en un año eminentemente electoral” y las primarias, lo que “provocará confrontaciones  no sólo entre los distintos bloques políticos, sino que al interior de éstos e incluso dentro de los propios partidos que los integran.”

Asimismo, señala que si bien la  ‘oposición’ “carece de un proyecto común que los una” (…) “existe el peligro de que tales diferencias pasen a segundo plano, si nuestro sector crea o genera un clima de división interna que pueda trascender o ser percibido así públicamente.”

En consecuencia, sostiene el documento, “las perspectivas de éxito de nuestro proyecto político requieren no sólo de consolidar nuestro proyecto político, renovando, innovando y actualizando sus términos, sino que también de fortalecer con especial énfasis nuestra unidad interna y proyectarla como una imagen real de lo que significa apoyar nuestra opción.”

Por ello, solicitan a los presidentes de la UDI y RN “un esfuerzo particular en este período destinado a fortalecer la unidad de nuestra Coalición, adoptando ciertas medidas que, creemos, contribuirían seriamente a lograr estos propósitos”, entre ellas, la realización de reuniones permanentes entre ambas directivas y Comisiones Políticas o la de un Consejo General de nuestra Coalición, el establecimiento de vocerías conjuntas en materias claves, entre otras.

Documento completo:

Valparaíso,  8 de enero de 2013

 

Señores

Carlos Larraín P. y

Patricio Melero A.

Presidentes de Renovación Nacional y la UDI

Coalición por el Cambio

Presente

 

Estimados Presidentes.

 

Los Senadores y Senadoras que integramos los comités parlamentarios de la Coalición por el Cambio en el Senado queremos expresarles una preocupación que nos asiste, para fundamentar una solicitud de acción de nuestras directivas partidarias.

Advertimos en Chile un momento de mucha controversia y conflicto, tensión que se ve acrecentada en un año eminentemente electoral que, con el agregado de las primarias, provocará confrontaciones  no sólo entre los distintos bloques políticos, sino que al interior de éstos e incluso dentro de los propios partidos que los integran.

Con todo, las dificultades internas no tienen la misma envergadura en la oposición que en el oficialismo. Los problemas de la Concertación y de la oposición en general, son muchísimo  más complejos. Desde ya, las diferencias internas que se han producido en los últimos años en la propia Concertación son públicas y se extienden a toda la oposición. Presidentes de partidos que integran ese conglomerado decretaron la “muerte” de la Concertación, generando encontradas reacciones entre los líderes de dicha alianza política. El debate entre la DC y el PC es sintomático del impacto negativo que se percibe tiene en su seno pasar de un acuerdo político electoral a un pacto político amplio que permita establecer un programa común de gobierno.

Por otra parte, el intento de lograr unidad en la oposición sólo ha tenido éxito cuando enfrentan iniciativas del Gobierno o de nuestra Coalición, pero han mostrado una incapacidad total para generar propuestas o políticas públicas que den testimonio de cohesión interna. La verdad es que la “oposición” no logra mayor unidad que la Concertación, y sus divisiones son profundas ya que tienen diferencias sustanciales en la manera de mirar el futuro: no hay un proyecto común que los una y que puedan ofrecer a Chile en forma responsable.

Sin embargo, existe el peligro de que tales diferencias pasen a segundo plano, si nuestro sector crea o genera un clima de división interna que pueda trascender o ser percibido así públicamente. Ello permitiría pensar en que en ambos sectores existe igual nivel de problemas, despotenciando una de nuestras fortalezas, a saber, una mayor unidad real interna.

Pensamos que, efectivamente, nuestras diferencias son menores, no tienen una entidad tal que haga peligrar el objetivo de impulsar un proyecto político común. Durante el actual Gobierno, que preside Sebastián Piñera, se ha podido apreciar que, no obstante errores y equivocaciones políticas de cierta magnitud, existe una visión compartida de futuro y que es indispensable para el éxito de nuestro proyecto tener al menos un nuevo período de gobierno. Ello obliga a superar las diferencias que puedan existir y, muy especialmente, fuerza a tener una actitud diferente de cara a las primarias por venir. Adicionalmente, resulta necesario generar la convicción entre nuestros dirigentes de que es absolutamente posible un segundo gobierno de la Coalición, pero que ello requiere renovar nuestro compromiso inicial y actuar con la convicción de que tendremos un segundo período.

En consecuencia, las perspectivas de éxito de nuestro proyecto político requieren no sólo de consolidar nuestro proyecto político, renovando, innovando y actualizando sus términos, sino que también de fortalecer con especial énfasis nuestra unidad interna y proyectarla como una imagen real de lo que significa apoyar nuestra opción. Ello en contraste con la desunión efectiva que existe en la oposición y que, no obstante la pueda encabezar Michelle Bachelet, con apariencia unitaria y perspectivas de éxito, no ofrece gobernabilidad y sería altamente inconveniente para Chile.

En este escenario, lo que ocurra en los próximos meses es crucial para nuestra opción política. No podemos esperar el resultado de las primarias para avanzar en la consolidación de nuestro proyecto. Una cosa es definir quién es el candidato presidencial de la Coalición, o de quienes puedan serlo a nivel de senadores o diputados al interior de nuestros partidos, y otra es potenciar como única opción real de gobierno efectivo, unitario y con visión de futuro el proyecto de la Coalición. Ambas tareas deben ser desarrolladas simultáneamente desde ya, cuidando que las primarias, que por definición son competitivas, no afecten la continuidad exitosa del proyecto político que impulsamos en Chile.

Por ello, estimados Presidentes, les queremos solicitar un esfuerzo particular en este período destinado a fortalecer la unidad de nuestra Coalición, adoptando ciertas medidas que, creemos, contribuirían seriamente a lograr estos propósitos. Entre ellas:

1)      Queremos que ustedes encabecen el proceso de institucionalización de la Coalición. Lo hemos hecho en el pasado, lo podemos hacer nuevamente. Es más estimamos que es un deber hacerlo con prontitud. Ello supone  la idea de efectuar reuniones permanentes entre ambas directivas, la realización de reuniones conjuntas de nuestras Comisiones Políticas o la de un Consejo General de nuestra Coalición, el establecimiento de vocerías conjuntas en materias claves, entre otras medidas.

2)      Creemos necesario mejorar nuestra coordinación con el Gobierno en diferentes aspectos. A nivel de las propuestas políticas que éste va a impulsar en el año de clausura de su período y a modo de colaboración para que éste culmine del modo más exitoso posible, sugerimos: proponer prioridades en el trabajo del Gobierno, definir estrategias de comunicación conjuntas, establecer mecanismos de participación oportuna en la definición e implementación del programa previsto para el año, asegurar la coordinación de los respectivos ministerios con las bancadas parlamentarias correspondientes, etc.

3)      Resulta indispensable buscar un mecanismo de conversación y solución de diferencias y controversias que se puedan suscitar en el período de las primarias presidenciales. El ejemplo y la disciplina deben ser parte central de nuestro capital político, lo que puede verse fortalecido por la adopción de mecanismos que ayuden a superar las naturales dificultades que en períodos de esta naturaleza se presentan.

4)      Estimamos oportuno ampliar las fronteras de la Coalición, buscando ampliar las bases políticas, regionales y sociales de nuestra alianza. Ya demostramos que ese esfuerzo tuvo eco en las elecciones pasadas y si bien ello no se ha proyectado debidamente en la gestión del actual gobierno, es muy necesario hacerlo con la mayor rapidez posible.

5)      Finalmente, quisiéramos verlos liderando iniciativas y acciones que permitan la creación de un espacio de unidad y mística en torno a nuestro proyecto político, como el único capaz de culminar el proceso de alcanzar el desarrollo, en libertad y con niveles de igualdades sociales mínimas que aseguren el bienestar de chilenas y chilenos.

Esta enorme tarea es de todos y queremos contribuir en forma activa en su logro. Pero la responsabilidad de liderarlo recae en ustedes y en las Directivas que encabezan.

El Presidente Sebastián Piñera ha dicho, en forma muy comprensible, que su principal responsabilidad es la de culminar su gestión en forma exitosa, más que la de entregarle la banda presidencial a uno de los nuestros. Pero para nosotros, junto con efectuar el mayor respaldo para que el Presidente Piñera alcance su propósito central, es un deber irrenunciable asegurar la continuidad de nuestro proyecto político en La Moneda. No hacerlo con toda la fuerza y dedicación posible constituiría una grave irresponsabilidad que recaería en todos quienes tenemos, aún en diverso grado, compromisos en la conducción de nuestro proyecto político.

Por las consideraciones anteriores, los senadores y senadores  que firmamos esta carta les expresamos una vez más nuestro reconocimiento por la forma abnegada y comprometida con que llevan adelante sus labores directivas, instándolos a dar un paso más en la tarea de hacer de Chile el país que todos soñamos.

Con afecto,

Hernan Larrain, Francisco Chahuán, Jaime Orpis, Alberto Espina, Victor Pérez, Gonzalo Uriarte, José García R., Lily Pérez, Alejandro Gzarcía-Huidobro, Juan Antonio Coloma, Ena Von Baer, Antonio Horvath, Carlos Kuschel.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*